Mejores conferencistas

¿Quienes son considerados los mejores conferencistas hispanos?

#1 Dr César Lozano 

#2 Francisco Yáñez

#3 Ismael Cala

#4 Camilo Cruz

#5 Helios Herrera

#6 Carlos Cuauhtémoc

#7 Edner Granados

#8 Adriana Corona 

#9 Alex Marquez

#10 Patricio Peker

Este listado es creado a través de información de contrataciones de conferencias de cada uno de los participantes, búsquedas en nuestra red y testimonios de los clientes.

mejores conferencistas
mejores conferencistas

Los mejores conferencistas son aquellos que lideran procesos de verdadero cambio en el talento de las personas. Les motiva un interés genuino de servir y entregarse a los demás. Usan su poder de convocatoria para que miles de personas se conviertan en lideres y despierten cada uno su poder interno. Los mejores conferencistas siempre están disponibles para extenderte la mano y darte el impulso que necesitas para ser exitoso a tu propia manera.

Ser un buen conferencista implica conocimiento, experiencia, habilidades de comunicación, manejo de audiencias, expresión corporal, don de gentes, ser capaz de relacionarse con cada individuo que se encuentra confundido en la gran masa, así sea con la mirada. Ser el mejor conferencista implica dedicarse la vida entera al servicio de los demás.

 Los mejores conferencistas son: grandes comunicadores, motivadores, cercanos a su audiencia, llenos de experiencias e historias que contar, líderes, amigables, con una empatía que los desborda, gran carisma, manejo del escenario, miles de referencias positivas, una trayectoria profesional e impecable, porque su mejor referencia es su propio ejemplo de vida.

 Ser un gran comunicador:

 La comunicación es sin duda el medio por excelencia para relacionarnos las personas. Los medios cambian y se apoyan en la tecnología, como la sedes sociales, pero la finalidad sigue siendo la misma. La comunicación busca informar, incentivar, orientar, intercambiar, relacionarse, enseñar, escuchar, sondear, influir, unir, establecer puentes. Ser un gran comunicador es un requisito de los mejores conferencistas.

Ser un excelente motivador:

Se habla de que la motivación proviene del interior de cada persona, y es muy cierto, pero muchas veces se necesitan de agentes externos que nos ayuden a despertar este poder que todos tenemos, por apasionarnos y alegrar nuestra vida. Ser un excelente motivador implica dedicarse al servicio de su interlocutor, para llegarle al fondo del alma, es tal vez la única forma de despertar sus motivos para levantarse y decir, aquí estoy presente y dispuesto a darlo todo. Ser un excelente motivador es una cualidad de los mejores conferencistas.

Cercanía a las personas:

Los mensajes fracasan cuando quien lo emite no lo comunica correctamente para que lo escuche su audiencia o cuando queden debe escucharlo no se interesa en ello. Antes de establecer un diálogo de sordos, el camino es acercar a las personas para que encuentren motivos comunes de interés mutuo. Los mejores conferencistas conocen a profundidad la audiencia a la cual se van a dirigir, para que sus mensajes y diálogos se siembran en tierras fértiles y dispuestas a germinar.

Compartir experiencias:

Nada es más enriquecedor que compartir experiencias reales de la vida ordinaria. Los ejemplos permiten aterrizar los conocimientos y mensajes. Y entre más complejos sean, más historias de vida se deberán compartir. Los mejores conferencistas siempre acuden dentro de sus sesiones a las experiencias propias o recibidas de primera mano de conocidos y amigos, para que cada interlocutor se sienta representado en todos o en alguno de los ejemplos.

El liderazgo positivo:

Cuando se dice que el líder es un hacedor de vidas, una persona con el poder de influir en las personas. Se espera que este líder sea positivo, para el beneficio de sus seguidores. Un líder puede marcar el destino de las personas que toca, permitiendo que puedan volar con sus propias alas o generando una dependencia destructiva. Los mejores conferencistas son positivos y promueven que cada talento que tocan se convierte en un diamante, capaz de brillar por sí mismo y sin dependencia de terceros para lograrlo.

Es muy importante ser parte de los mejores conferencistas, capaces de motivar, desarrollar tu espíritu emprendedor y de mejoramiento continuo. Lideres al servicio de los demás y dispuestos a extenderte la mano cuando más los necesitas.